Recuperar el tiempo fuera del hogar

Cuando el pequeño de la casa empieza la guardería, el tiempo con él se reduce a poco más que las horas de descanso. Así pues, debemos aprovecharlo al máximo

Mamá y papá se han quedado muy tristes desde que su pequeño comenzó el jardín. Hay un vacío en el hogar que dura por todas las mañanas, hasta el mediodía en que finalmente la alegría se contagia con la llegada del hijo a casa. El tiempo que resta está dedicado a descansar, hacer tareas y prepararse nuevamente para el siguiente día. En pocas palabras, cada vez existe menos tiempo para pasar un momento divertido en familia y recuperar las horas fuera del hogar.

La idea es aprovechar al máximo el tiempo libre que podemos encontrar en cada día. Lo más recomendable es buscar un pequeño espacio donde padres e hijos puedan disfrutar de un momento de calidad. Para ganar algo más de tiempo se pueden realizar los principales quehaceres y dialogar en todo momento con su hijo. Pregúntele cómo le fue en el día, con su maestra y compañeros de clase.

Recuperar el tiempo fuera del hogar

Se trata de una oportunidad valiosa para estrechar un contacto afectivo al lado de tu hijo. Esta experiencia puede conseguirse mientras se prepara la ducha, se sirve la comida en la mesa o se cambian de ropa. Mientras el día pasa debemos saber identificar aquellos pequeños momentos para estimular la comunicación entre padres e hijos, interactuando y conversando sobre el desarrollo del niño en el jardín y sus logros más destacados.

No siempre habrá disponibilidad por ambas partes, ya sea por cansancio o trabajo, pero aún así es indispensable tener paciencia y esperar que la oportunidad llegue por sí sola.