¿Por qué crujen los huesos?

Muchas personas se preguntan si crujir los huesos puede ser dañino contra la salud, sin embargo, algunos desconocen la causa de este curiosa acción

Lo primero que debes saber es que la idea de que crujir los huesos puede provocar artritis a largo plazo o desgastar nuestras articulaciones depende en realidad al tipo de movimientos que se realicen.

Todas las articulaciones tienen en común una membrana que es conocida biológicamente como la cápsula articular, que es una membrana fibrosa que se encarga de evitar que los huesos se desplacen más de la cuenta. Al momento de crear una presión elástica sobre las articulaciones estamos provocando que se erosione el tradicional crujir que normalmente escuchamos.

El líquido sinovial contiene algunos gases como el dióxido de nitrógeno, carbono y oxígeno. Es así que, cada vez que crujimos los huesos estamos separando un hueso de otro, disminuyendo la presión del líquido. Lo que produce el ruido son los gases disueltos que se separan y forman de golpe unas burbujas.

¿Por qué crujen los huesos?

Para que una persona pueda volver a crujir los huesos de sus articulaciones debe esperar alrededor de 10 a 15 minutos hasta que el gas de la cápsula sinovial se vuelva a disolver en líquido. Aunque algunos médicos y personas aseguran que el crujir de los huesos puede causar artritis, hasta ahora no hay ningún estudio científico capaz de comprobar esta supuesta información.

Curiosamente, el crujir de los huesos también es capaz de relajar los músculos y liberar la tensión. En pocas palabras, la decisión de continuar o no recae sobre sus hombros.