Los tipos de vegetación según el clima (Parte II)

El clima es muy importante en el crecimiento y supervivencia de una planta. La planta debe ser adecuada para el ambiente en el que la vayamos a cuidar

Para plantar un jardín o elegir una especie de planta, es indispensable tener en cuenta una serie de factores importantes que permitan una mejor producción y cuidado, además de soportar los drásticos cambios del clima que se generan según cada temporada. Aquí algunos consejos.

Empecemos hablando sobre los climas lluviosos, que provocan una superficie húmeda y barrosa dependiendo de la fuerza de la lluvia. Por si no lo sabías, existen plantas que no soportan los ambientes excesivamente húmedos, deteriorando las hojas de tus plantas y acortando la duración de vida. Estas plantas, por lo general, suelen formar parte de especies para climas secos.

Para evitar este tipo de problemas, te recomendamos prevenir en la elección de plantas y hojas, optando por especies que conviven entra la humedad de la superficie y el aire. En ese sentido, estas plantas se fortalecen con la humedad, pero se debilitan en casos de sequedad.

A modo de ejemplo tenemos el caso de los helechos, que están acostumbrados a habitar entre la sombra de los jardines, necesitando de un alto grado de humedad en el clima y aire para producir una abundante vegetación.

Los tipos de vegetación según el clima (Parte II)

Y tan importante como el tema de la lluvia es el viento, que también se condiciona a una serie de tipos húmedos, fríos, secos, fuertes, cálidos y salinos. Dependerá del tipo de viento para adaptar tu jardín a las condiciones climatológicas. Para facilitar tu elección, asegúrate de identificar cuáles son los vientos que predominan en la zona donde vives, seleccionando plantas más resistentes o delicadas.