Consejos para el riego automático

Si de sistemas de riego se trata, no hay duda que el riego automático es uno de los más prácticos para el jardín. Ahorraremos agua y tiempo

Su instalación es recomendada debido a los numerosos beneficios que nos otorga el flujo de riego de manera automática.

Hay muchas razones para optar por el sistema de riego automático, especialmente si tenemos en cuenta que todo se limita a una simple cuestión de programación, la misma que puede establecerse por el jardinero estipulando los días de la semana y horarios en que se deberá regar el jardín, así como el tiempo de duración que demandará cada proceso.

Entre las principales ventajas del riego automático tenemos un ahorro considerable de trabajo y tiempo, permitiendo que podamos concentrarnos en otras actividades sin descuidar la belleza de nuestro jardín. Ni siquiera hará falta abrir o cerrar las llaves, todo se realizará por sí solo en un abrir y cerrar de ojos.

Por si no lo sabías, en los sistemas de riego automático, el agua se distribuye de manera uniforme, recurriendo a los aspersores y difusores que se regulan a la perfección de los parámetros previamente definidos.

Consejos para el riego automático

El tema de regar por la noche o la mañana depende directamente del jardinero, quien deberá identificar cuáles son los tiempos adecuados para realizar el proceso. Para ello es indispensable identificar las condiciones climatológicas de la zona, aprovechando que hay menos viento para una mejor reparticipación del agua, o tal vez un clima no muy seco que evite la evaporación rápida del agua.