Consejos para el abandono de una embarcación

Cuando la angustia y la desesperación se superponen en situaciones de riesgo, lo más probable es que queramos saltar de nuestra embarcación, pero cuidado

Todo tripulante y capitán es consciente de una regla de oro antes de abandonar una embarcación. Se trata de una decisión de último recurso, cuando las condiciones del transporte ofrezcan menos garantías de seguridad que cualquiera de los medios alternativos para sobrevivir. En esta situación concreta se debe abandonar una embarcación de forma inmediata.

El problema de muchas personas surge cuando sus acciones están impulsadas por la desesperación o el riesgo de morir. En la mayoría de casos, la decisión precipitada puede obviar otras medidas preventivas que pongan en riesgo la integridad de los tripulantes.

Antes de abandonar una embarcación se debe tener en cuenta varios pasos importante, como la emisión de mensajes de ayuda a través del radiotelefónico. Si estás pensando en lanzar una balsa de agua, es necesario detener la embarcación para que los tripulantes y pasajeros puedan instalarse rápidamente.

Consejos para el abandono de una embarcación

Si todo apunta a una evacuación, prepara los aros, balsas, chalecos y diferentes materiales que te permitan salvar la vida de tus pasajeros. No olvides cargar contigo la radiobaliza. Utiliza un calzo menos pesado y procura abrigarte lo suficiente para no sucumbir a las temperaturas frías del mar. Antes de saltar ajusta adecuadamente el chaleco, tapa los orificios nasales y bucales.