Canon PowerShot G1 X

Después de su estreno mundial en Las Vegas, PowerShot G1 X de Canon acaba de hacer su aparición en el mercado en medio de muchas expectativas

Más allá de su apariencia y diseño familiar, el nuevo equipo de Canon esconde una serie de características de última generación, como su sensor CMOS de 14 megapíxeles  y la unidad final de la poderosa PowerShot G1 X.

La nueva edición de PowerShot G1 X promete superar considerablemente cualquier versión antecesora que se haya visto hasta la fecha. Aunque aún es muy pronto para sacar conclusiones, estamos ante una cámara fotográfica que bien podría despertar poco interés debido a su modelo familiar y convencional, pero que en realidad ha integrado una variedad de funciones para un funcionamiento práctico y veloz.

Comenzamos hablando por el nuevo captor que tiende acercarse al de una SRL, Canon apostó esta vez por una óptica reducida y que fuera de su poca luminosidad, prioriza algunos aspectos técnicos para gozar de una calidad de imagen impecable, con excelentes resultados en los ambientes oscuros.

Canon PowerShot G1 X

El diseño de la PowerShot G1 X puede entrar en discusión, pero el nivel de practicidad y multifuncionalidad marca la diferencia respecto a la línea de productos que se han visto anteriormente. Para esta propuesta hemos notado que el flash se oculta en la parte superior del equipo, con una capacidad intuitiva para no producir sombras gracias a la focal más angular de la óptica.

Tampoco podemos dejar de mencionar el zoom de 4 aumentos, que nos ofrece sensores grandes y un objetivo estable de 28-112 milímetros, con un nivel de iluminación de f2.8-5.8. La apertura focal más extensa deja mucho que desear, y su óptica es capaz de desplegarse hasta en tres segmentos.